Categorías
Sin categoría

¿Sabes la diferencia entre un buen abogado y un mal abogado?

Podrías pensar que un buen abogado es el que lleva mucho tiempo ejerciendo; y un mal abogado es uno que acaba de colegiarse. Eso sería tan sencillo como mirar el número de colegiado de cada abogado y elegir el que tuviera el número más bajo.

Habrás oído que un buen abogado es caro. Los abogados más económicos son los malos. Tampoco tiene que ser así.

¡Ya está! El abogado bueno, sabe mucho. El abogado malo, no tiene ni idea. Que no. No es esa la diferencia.

Cuando hablo con algún padre separado y tocamos el tema del abogado, siempre llego a la misma conclusión. Van por libres. Da la sensación de que ya saben cuál va a ser el resultado del juicio y no se van a partir el pecho por cambiar esa “presunta sentencia”. Da igual que te diga que lo tienes muy fácil, o si te dice que lo tienes muy complicado. A veces, el abogado más experimentado tira la toalla antes de empezar. Erróneamente, tiende a encasillar tu caso en alguno de los 200 que él ha llevado anteriormente, y piensa que el resultado será el mismo.

Entonces, cuál es la diferencias entre el buen abogado y el mal abogado. El que más confianza te inspire.

Desde que tienes la primera reunión con tu abogado, hasta que termina el juicio, puede pasar un año. Si tienes que estar un año, pensando día y noche que tu abogado no está haciendo lo suficiente por ti… El estrés y la ansiedad pueden acabar con tu salud.

Por desgracia, nunca encontrarás el abogado que quisieras tener. ¿Por qué te digo esto? Porque, no todo lo que tú vas a pedir del abogado que contrates, no es tarea de un abogado. Me refiero a que no puedes esperar que tu abogado te coja el teléfono cada vez que lo llames. Tu abogado no va a responderte un Whatsapp cuando le consultes una duda que te acaba de surgir, por una llamada de la madre de tu hijo. Lo siento. El abogado no está para ti las 24 horas del día. Sobre todo, las primeras semanas tras la separación, van a surgirte dudas permanentemente, sobre tu separación, que no te van a dejar vivir hasta que las resuelvas. Y, la única persona que te las puede resolver es tu abogado. Pero, piensa que ocurriría si tu abogado tuviera que estar ahí para todos sus clientes las 24 horas del día. Necesitaría días de 72 horas para poder atender a todos sus clientes (que serán unos cuantos) de la manera que pretendes ser atendido.

CTA. Si lo que quieres es tener una persona que te resuelva esas dudas en el momento, pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *