Antes de separarte, mejor que leas esto.

Si estás pensando en separarte o, si ya has tomado la decisión de hacerlo, mejor que eches un vistazo a lo que tengo que decirte.

Si todavía no has contactado con ningún abogado… lo que te voy a contar, tendrá aun más valor para ti..

"Muchos padres separados vienen a mi despacho llorando de impotencia, cuando pierden la custodia de sus hijos. Pero, cuánta culpa tienen sus abogados..."

Esto es lo que me dijo una abogada cuando fui a pedir una segunda opinión, para un juicio que tenía unos días más tarde.

¿Cómo acabó la historia? Descompuesto y sin novia.

Después de los valiosos consejos que me dio esta señora y de pedirle a mi abogado que hiciera exactamente lo que me había dicho mi “segunda opinión”, salí del juzgado sin compartida y aceptando unas condiciones que no me interesaban en absoluto.

El abogado que me representaba no hizo nada de lo que le pedí que hiciera.

Es por eso, y por otras consultas que hice a un par de abogados más, que me di cuenta de la importancia de saber lo que tu abogado tiene que hacer por ti.

No se trata de tener el abogado más listo del mundo. Ni siquiera de tener un experto en procedimientos de familia.

Se trata de tener un abogado en el que confiar, siempre teniendo bien claro lo que debemos exigirle. Y es que, no se trata de tener una charla con tu abogado e irte a dormir en los laureles, hasta que te llame para la vista de medidas provisionales.

Debes estar preparado antes de sentarte con tu abogado y saber por dónde estás caminando en cada paso que das hacia la consecución de la custodia compartida.

¿Quién mejor que alguien que ya ha pasado por todo esto?

No hablo de leyes. Para eso está tu abogado.

Hablo de saber cómo te sientes en cada momento y cómo poder recuperar la confianza en ti mismo.

Te voy a decir algo que te puede parecer una tontería, pero que es tan cierto como que te estás separando y quieres la custodia compartida de tu hijo.

Cuando una persona deja una relación, sobre todo si es larga, le apetece salir y disfrutar con nuevas amistades del sexo opuesto. Nos suele pasar a todos (y a todas, para los más susceptibles al lenguaje inclusivo). Vamos, que suele apetecer echar una canita al aire.

Pues bien. No llevas más de 10 minutos hablando con una chica y ya estás, sin darte cuenta, diciéndole que salga corriendo. Sí, sí. No podrás esconderlo.

Es como si llevaras en la frente un mensaje diciendo: “Tengo la cabeza hecha un lío. ¡Sal corriendo!”.

¿Tú crees que esto que te estoy contando lo sabe tu abogado? ¿Tu psicólogo? ¿Tus amigos?

Por eso, te ofrezco llevarte de la mano.

Que no tengas que estar cuestionándote en todo momento si estás tomando las decisiones acertadas. Que puedas dormir “menos mal”. Y, sobre todo, que no te lean la frente esas chicas con las que intentas ligar.

Puedes elegir la solución que mejor se adapte a tu problema

Padres, como tú y como yo, hemos conseguido la Custodia Compartida, incluso en situaciones en las que los abogados nos aseguraban que no podríamos conseguirlo.

Cada situación es diferente. Pero, todas las custodias compartidas que conozco (y no son pocas) tienen una cosa en común. Las ganas de los padres de luchar sin descanso hasta conseguir tener a sus hijos a su lado.

Nunca, ninguno de ellos, tiró la toalla.

Haber tenido tantos obstáculos por el camino, me llevó a conocer a muchos padres separados. Pero, no a cualquier padre separado. A los que peor lo tenían. Padres en situaciones de lo más complicadas. Con relaciones en las que sus exparejas estaban dispuestas a hacer lo que fuera por dejarles sin sus hijos.

Lo que te ofrezco

Rumbo

Estarás informado desde el principio de dónde te diriges, cuál es tu objetivo. Sabrás en todo momento en que parte del proceso estás.

Seguridad

Tendrás la tranquilidad de que siempre habrá una persona a tu lado, que te resolverá todas las dudas que te puedan ir surgiendo.

Ahorro

Ahorrarás tiempo y dinero, dejándote asesorar por mí. Sólo tendrás que preocuparte de ejecutar las tareas que te vaya poniendo.

Asesoría

Este servicio consta de una asesoría por vídeo conferencia, de no más de 3 horas de duración, donde comenzamos por una entrevista en la que recopilo los datos necesarios para abordar la estrategia a seguir.

Seguidamente hablaremos de lo que tú estás buscando con la custodia compartida, para ajustar la demanda a tus peticiones. De esta forma podrás plantearle a tu abogado cómo quieres que redacte tu demanda exactamente. Mucha gente va con demandas al juzgado que realmente no quería.

Una vez tengas la demanda redactada por tu abogado, podrás compartirla conmigo para que hagamos un repaso y puedas estar seguro de que se va a pedir aquello que tú le comunicaste a tu abogado.

Deberás asegurarte de que tu abogado te envía la demanda antes de pasársela al procurador para que la meta en el juzgado. Una vez enviada al juzgado, será difícil rectificarla.

195€

Mentoría

En este caso se trata de una mentoría a la semana, durante 2 meses, hasta que tu caso esté encauzado en los juzgados. Después de esto, podremos reunirnos, por vídeo conferencia o whatsapp, durante 30 minutos cada semana, si fuera necesario, para resolver dudas que te hayan podido surgir con tu ex durante la semana.

La primera semana, comienza con la asesoría de 3 horas, para tratar los mismos temas que trato en las asesorías para, una vez puestas todas las pautas, hacer un seguimiento semanal de los progresos.

795€

Mentoría Premium

Además de los servicios de la Asesoría y la Mentoría, incluye un seguimiento de la comunicación con la progenitora. Los mensajes que quiera enviar a su expareja serán supervisados para evitar que se haga de manera que puedan ser malinterpretados o tergiversados por la parte contraria haciendo, de ese modo, más complicada la consecución de nuestro objetivo. 

1.800€

Puedo ayudarte a conseguir la Custodia Compartida, siempre que:

  • Estes dispuesto a dar todo por tu hijo
  • Centres tu prioridad en tu hijo
  • Sigas mis pautas y las entiendas

No podré ayudarte* a conseguir la Custodia Compartida si:

  • No vives en la misma ciudad que tu hijo y no piensas cambiarlo
  • No dispones de apoyo familiar
  • Trabajas con horarios irregulares y no puedes o quieres cambiarlo.

* El hecho de que no tengas opción a la custodia compartida, si te encuentras en una de estas situaciones y no puedes hacer nada por cambiar ese hecho, no significa que no pueda ayudarte a buscar la mejor solución posible para ti y para tu hijo.