Categorías
FAQ Situaciones

Mi ex no me da la ropa de mi hijo

Comparte en RR.SS.

Esto es algo que muchos padres separados desconocen y que tiene una sencilla y contundente explicación.

Pero la resolución no es tan brillante, cuando tu ex es una tozuda rencorosa o una retorcida “negacionista” (ahora que está tan de moda esta palabra).

El art. 142 del código civil dice que:

“Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica”.

Si la custodia de tu hijo la tiene tu ex, seguramente le estás pasando una pensión de alimentos.

Con lo cual estás cubriendo con ella, entre otras cosas, el “vestido” de tu hijo.

Tú estás pagando la ropa que tu hijo necesita para su día a día.

Otra cosa es que tu ex le quiera comprar al niño un traje de Carolina Herrera, para la boda de su tía. Eso lo pagaría ella, porque no creo que tu pensión de alimentos diese para tanto.

Así es que, cada vez que tengas que recoger a tu hijo para disfrutar el fin de semana con él, tu ex deberá entregarte ropa y calzado adecuados para el tiempo que pasará contigo.

Lo mismo ocurrirá cuando disfrutes de tu pequeño 15 días de vacaciones en verano.

En este caso, deberá darte una maletita, o una bolsa de basura (si le gusta humillarte por que sí), con toda la ropa y calzado imprescindibles para pasar 15 días de vacaciones con tu hijo.

La teoría es muy bonita.

Pero, qué pasa si tu ex se niega a colaborar y te dice que le compres tú la ropa que lleva el niño cuando está contigo, que bastante poco le pasas de pensión para que vengas exigiendo.

No conozco a una madre con custodia exclusiva que no diga que su ex le pasa una mierda de pensión de alimentos.

Lo  que tienes que hacer en este caso, si tu ex no te da la ropa cuando recoges a tu hijo (no si te dice que le pasas una mierda de pensión de alimentos), es acudir al juzgado y poner una demanda de ejecución de sentencia.

Lo que no tienes que hacer es comprar la ropa de tu hijo y reclamar el gasto a la madre en la demanda de ejecución.

Es evidente que, si no te da la ropa, algo tendrás que poner a tu peque cuando esté contigo.

Pero, poniendo esa demanda, hará que la próxima vez se piense las cosas antes de actuar de esa manera.

Con un poco de suerte, su abogado le advertirá de las consecuencias de incumplir reiteradamente la sentencia.

Y, ten en cuenta que cada juzgado y cada juez es un mundo.

Como decía mi primera abogada: “en derecho no siempre dos y dos son cuatro”.

Pero, el artículo 142, como cualquier otro, no lo va a cambiar ningún juez.


Comparte en RR.SS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *