Categorías
Blog

Jueza Retira Custodia de un Bebé a la Madre ( II )

Comparte en RR.SS.

Después de la tempestad, llega la calma.

Creo que, después de tres días de la «escándalosa» noticia, ya podemos decir que no parece que los voceros de la corrección moral, política y social de este país vayan a dar voz a este «escándalo».

Las cosas no suelen ser lo que parecen cuando leemos un titular sensacionalista relacionado con la custodia de un menor que se otorga al padre.

No hay que «googlear» mucho para ver que es lo que realmente decía el auto (en otros medios se habla de sentencia), sobre el porqué de la decisión de esta buena jueza:

Lo tenemos en la página de Antena3 (la cadena «poli bueno» de ATresMedia)

En primer lugar, la madre se lleva al bebé sin una autorización judicial, a una pequeña aldea de La Coruña, cuando su residencia familiar se encontraba en Marbella.

Segundo. No había motivo alguno para este traslado, excepto el interés personal de la madre.

Tercero. La madre muestra un rencor y falta de respeto hacia el padre que demuestra su falta de idoneidad para cuidar y educar al bebé lejos de la supervisión del padre.

 

Para muestra, un botón.

Fragmento de uno de los Whatsapps que la «madre modelo» dirige al «padre pijo»:

“Púdrete en el puto infierno. Muérete. Desaparece. Haznos ese favor”.

Típica frase de progenitor despechado.

En la sentencia, la jueza María Belén Ureña Carazo otorga la guardia y custodia del menor y de manera exclusiva, al padre.

Uno de los razonamientos que utiliza la jueza para argumentar la sentencia es del que se extraen esos titulares sensacionalistas, buenistas, progresistas, feministas, que de manera intencionada es tergiversado:

“Marbella es una ciudad cosmopolita, que tiene todo tipo de infraestructuras, con todo tipo de colegios para poder educar a un niño, públicos o privados, con un buen Hospital, en el que, además, trabaja su padre como médico, y que, en definitiva, ofrece múltiples posibilidades para el adecuado desarrollo de la personalidad de un niño y para que crezca en un ambiente feliz. Lo que no sucede con la pequeñísima población en la Galicia profunda, a la que se ha trasladado la madre, lejos de todo, en la que ni siquiera la madre tiene opciones laborales”

No hay que ser muy listo para darse cuenta de que la jueza ha actuado con total profesionalidad, imparcialidad y dictando la sentencia menos mala posible.

 

Lo ideal siempre sería que un menor creciera junto a su papá y a su mamá.

Pero, cuando esto no es posible…


Comparte en RR.SS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *