Categorías
FAQ

Cómo perder la Patria Potestad

Comparte en RR.SS.

Si te acabas de separar, o divorciar, quizá no estés muy familiarizado con estos términos y no sepas la diferencia que hay entre Custodia y Patria Potestad.

De manera simple, la Patria Potestad hace referencia a la toma de decisiones importantes en la vida de tu hijo.

Mientras que la custodia, se refiere a los tiempos que pasa el menor con cada progenitor.

Dicho esto, mientras no te quiten la patria potestad, ambos progenitores tenéis los mismos derechos y obligaciones para con el menor.

¿Pierdes la patria potestad cuando le dan la custodia exclusiva a la madre? Para nada.

Mientras convivías con la madre de tu hijo, la titularidad de la patria potestad, al igual que la guarda y custodia, la teníais los dos.

Pero, tras la ruptura de la relación, pueden darse distintas situaciones.

La menos frecuente es la privación de la patria potestad a ambos progenitores (art. 170 CC).

Tampoco es frecuente es la atribución de su ejercicio a uno solo de los progenitores.

Lo normal es que, tanto la titularidad como el ejercicio de ésta, se os  atribuya a los dos.

Y es que el art. 156 CC dice, en su primer párrafo:

“La patria potestad se ejercerá conjuntamente por ambos progenitores o por uno solo con el consentimiento expreso o tácito del otro. Serán válidos los actos que realice uno de ellos conforme al uso social y a las circunstancias o en situaciones de urgente necesidad”.

¿Qué tendría que ocurrir para perder la patria potestad?

Según el artículo 156 del código civil,

tras el Real Decreto-Ley 9/2018, de 3 de agosto, de Medidas Urgentes para el Desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género (SP/LEG/24582),

se modifica el párrafo segundo de dicho artículo, quedando de la siguiente manera:

“Dictada una sentencia condenatoria y mientras no se extinga la responsabilidad penal o iniciado un procedimiento penal contra uno de los progenitores por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual de los hijos o hijas comunes menores de edad, o por atentar contra el otro progenitor, bastará el consentimiento de este para la atención y asistencia psicológica de los hijos e hijas menores de edad, debiendo el primero ser informado previamente. Si la asistencia hubiera de prestarse a los hijos e hijas mayores de dieciséis años se precisará en todo caso el consentimiento expreso de estos”.

El artículo, además dice que: “En defecto o por ausencia, incapacidad o imposibilidad de uno de los padres, la patria potestad será ejercida exclusivamente por el otro”.

En definitiva, una denuncia por violencia de género, por parte de tu ex, es la manera más rápida para que te quedes sin la patria potestad de tu hijo.

Y, no nos engañemos. El texto habla de “…uno  de los progenitores, …contra el otro progenitor”.

Pero, lo que se puede “leer entre líneas” es que si el padre atenta contra la madre, será él quien pierda la patria potestad.

En caso contrario… Por desgracia, los juzgados de Violencia de Género sólo actúan cuando la violencia viene por parte del varón (antojos del hetero patriarcado).

Aún así, por desgracia, también hay madres que pierden la patria potestad de sus hijos.

Pero, para que una madre pierda la patria potestad se deben dar circunstancias muy graves que, por supuesto, también harían perder la patria potestad a un padre si actuase de esa misma manera.

Algunas de estas circunstancias serían:

  • cualquier adicción que afecte al cuidado de los niños
  • mantener conductas violentas con los niños, o en presencia de ellos
  • ingresar en prisión
  • poner a los niños en contra del otro progenitor (SAP)

Por suerte para padres e hijos, en circunstancias  “normales”, la pérdida de la patria potestad no es muy frecuente.


Comparte en RR.SS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *