Categorías
FAQ Situaciones

No me dejan ver a mi hijo

Mi expareja no me deja ver a mi hijo

Por desgracia, no eres el primero, ni el último, que se encuentra en esta desagradable situación.

Debes tener claro que, mientras una sentencia no diga lo contrario, es un derecho, tanto del progenitor, como de sus hijos, a relacionarse entre ellos.

Un hijo está obligado, hasta su emancipación, a mantener esa relación.

Según el artículo 94 del Código Civil el padre tiene derecho a relacionarse con su
hijo menor y éste tiene derecho, pero también la obligación, de relacionarse con su padre.

Es evidente que ninguno de los progenitores podrá obligar a su hijo a no tener contacto con el otro progenitor.

Pero, contra un incumplimiento reiterado de una sentencia, sólo queda acudir al juzgado.

Lo primero que tendrás que hacer es poner una demanda de ejecución de sentencia a tu ex.

De esta manera, será un juez el que le obligará a que cumpla el régimen de visitas que fuese impuesto en sentencia.

Dado que, es probable que tu ex siga negándose a que veas a tu hijo y alegue en el juicio que es el menor el que no quiere verte, es muy conveniente tener un buen abogado especializado en familia.

Es un proceso que puede ser más o menos lento.

Pero, no pierdas la cabeza.

No se te ocurra intentar forzar a la madre con amenazas, o malas formas.

Por desgracia, este es uno de los asuntos, cuando hay una separación en la que las relaciones entre progenitores son conflictivas, que tienen más difícil solución.

Fundamentalmente, porque las consecuencias por el incumplimiento, cuando quien incumple es la madre, son mínimas.

No obstante, podrías conseguir que se cumpliese el régimen de visitas, si tienes suerte con el juez y el fiscal que lleven la demanda.

Para que no pierdas la esperanza, existen resoluciones como la de La Audiencia Provincial de La Coruña, en su sentencia de 12/2019 del 14 de enero, donde determina que

«no puede pretenderse que sean los tribunales, sin causa que lo justifique quienes acuerden que sea un hijo menor quien decida si le apetece o no estar con su padre».

Categorías
FAQ

Padre separado ¿Soy un bicho raro?

Te voy a contar una historia. Hace unos años, mi primo Eugenio y su mujer decidieron comprarse un coche nuevo. Como suele ocurrir en estos casos, la elección de marca, modelo y color iba a ser compleja. Si a uno le cuesta hacer una elección como esta, a dos… Una de las premisas en las que coincidían era que, el coche que eligieran no debería verse por la calle cada 5 minutos. Pues bien, independientemente del modelo que pudieras pensar, cada 5 minutos verías dos, tres, o siete coches de ese modelo. Era imposible pensar en un coche utilitario que no vieras por la calle a cada rato. Puedes hacer la prueba.

Lo de ser padre separado es igual. Es incluso más fácil encontrar un padre separado, que un modelo de coche determinado. Teniendo en cuenta que cada año se divorcian unas 100.000 personas (según el INE: 95.254 divorcios en 2018) y, más o menos, la mitad de ellas son hombres. Puedes pensar que no eres ningún bicho raro. Lo que si es un bicho raro es que tu ex-pareja se niegue a la custodia compartida y tú la consigas.

Así es que, si quieres que te ayude a que puedas llegar a ser un bicho raro, pincha aquí abajo.

Categorías
FAQ Situaciones

¿Tienes la sensación de no ser más que un número para tu abogado?

Cuando contratas un abogado, para  que te represente en esta batalla de la lucha por la Custodia Compartida (probablemente sea la primera vez que acudes a este tipo de profesionales), piensas que éste será «TU abogado».

Me refiero a que crees que puedes decir  como estos cursis que salen en la tele: ¡Tendrás que vértelas con mi abogado!

Pero, enseguida descubres que el abogado al que pagas, no es tuyo.

El primer día, parece que todo lo tienes ganado con él.

El segundo día, te responde al teléfono y te resuelve alguna duda.

Pero, según pasa la semana, empiezas a tener la sensación de que este señor, o señora (te darás cuenta que este es un ramo donde el número de profesionales femeninos supera con creces al número de hombres), está pasando un poco de tus llamadas o tus emails.

Ahí es cuando llega un choque con la realidad.

Es el abogado de tropecientos clientes como tú. Eres uno más. Un número.

Parece que le molesta que le pidas cita para comentarle cualquier problema que te haya surgido con la madre de tu hijo.

La realidad es que el abogado es un profesional. Y, como tal, hace su trabajo, en un horario más o menos amplio, se presenta a los juicios que tenga que ir el día que le toca, y se prepara el próximo juicio que tiene en su calendario.

Entonces, ¿dónde está lo tuyo?

Como recriminaba aquel escritor en su entrevista con Mercedes Milá: ¿Cuándo hablamos de mi libro?

Y es que parece que los abogados trabajan como el estudiante que sólo estudia el día antes del examen.

Es evidente que no se va a ir a la cama con tu caso en la cabeza.

Tiene que desconectar de su trabajo cuando llega a casa. A lo sumo, estará dándole vueltas al juicio que tiene en unos días.

Sin embargo tú, estás que no duermes. Vas por ahí como pollo sin cabeza.

¿Cómo irá lo mío? Mi abogado no me ha llamado en una semana.

¿Se habrá olvidado de mí?

¿A caso no le estoy pagando para que haga todo que haga falta para sacar esto adelante?

Son abogados. No son tus amigos, tus consejeros, ni tus psicólogos.

El mayor problema de muchos abogados (como de muchos jueces), es que no creen en la custodia compartida.

Por lo tanto, cómo te puede defender alguien que no cree en ti.

Lo primero que tienes que conseguir de tu abogado es que crea en que la custodia compartida es lo mejor para tu hijo.

Entiendo que, igual que me pasó a mí en su día, no sabrás por dónde empezar.

Para eso he creado esta web. Para informar, apoyarnos y compartir opiniones con personas que están luchando por compartir con sus hijos todo el tiempo posible.

Categorías
FAQ Situaciones

Me acabo de separar y estoy perdido

Si has llegado a esta página, es que estás algo perdido en esto de ser un padre separado y sin custodia de tu hijo.

No te desesperes. No eres el primero, ni el último. Pero, ahora tienes un lugar donde salir de esas dudas que te están quitando el sueño estos días.