Categorías
Blog

¿Tenemos una “nueva Juana Rivas” en España?

Parece que, una vez más, tenemos a un medio de comunicación, y a sus “soldados”, haciendo campaña política contra la presunción de inocencia.

Al igual que ocurrió hace un par de años con una señora, a la que la justicia no había dado la razón, todo apunta a que la historia se repite.

Esta vez, es una persona popular, conocida por todos los españoles, la que se aprende el panfleto de los “chiringuitos del género” y va a soltarlo todo, punto por punto, apoyado por los “jueces televisivos”, cuya sentencia creen por encima de la real, de la de verdad.

Además de los invitados, que no tienen ningún tipo de criterio objetivo, tenemos a una “experta”, que pertenece a uno de esos chiringuitos que, como el resto de los que allí estaban, se carga también la presunción de inocencia.

Y, por si todo esto fuera poco, tenemos la intervención de los salvadores del mundo, los que viven para hacer de nuestro país un mundo mejor para todos sus habitantes (dando su vida por ello)…

Los políticos progres.

Twiteando al programa, para lanzar su campaña política.

Gritando, como ya hicieron con “la Juana”: “Yo sí te creo”.

Tachando de justicia machista a aquella que no da una sentencia favorable a una madre que se separa del padre de sus hijos.

Esa justicia donde las juezas son mayoría frente a los jueces.

Pero, claro, esas juezas están oprimidas por el hetero-patriarcado. Por lo tanto, no vale su criterio de justicia.

Pero, qué disparate estoy diciendo.

Cómo puedo dudar de la veracidad de todo lo que se dice en una “novela-confesión”.

Un programa grabado y editado, con musiquita incluida. Es más que obvio que todo lo que allí se ve y se oye es cierto.

Cómo puedes dudar, con la cantidad (y calidad) de pruebas que se mostraron.

¿Acaso se puede dudar del diagnóstico de los psicosociales de los juzgados de violencia contra la mujer?

El que es padre separado y ha tenido que pasar por los psicosociales de un juzgado de familia, puede imaginar como será la versión “ultra-femiprogre” de éstos.

Teniendo en cuenta que, según la Ley contra la Violencia de Género:

Artículo 14.

“Los medios de comunicación fomentarán la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombre y mujer, evitando toda discriminación entre ellos.

La difusión de informaciones relativas a la violencia sobre la mujer garantizará, con la correspondiente objetividad informativa, la defensa de los derechos humanos, la libertad y dignidad de las mujeres víctimas de violencia y de sus hijos. En particular, se tendrá especial cuidado en el tratamiento gráfico de las informaciones”

… nos podemos plantear, al menos, que la objetividad informativa y la salvaguarda de la igualdad entre el acusado y la acusadora no han sido, precisamente, la tónica del show televisivo de anoche.

Y, ¿qué tiene todo esto que ver con este blog?

Es evidente que esto es fruto de una guerra perdida por la custodia de unos hijos, ahora mayores de edad, además de por una posible “compensación económica” (si no por parte de la justicia, por parte del “circo” de la tele).

¿Estoy afirmando que la supuesta maltratada miente? No.

¿Estoy afirmando que el supuesto maltratador miente? No. Aunque sería interesante ver una novela-confesión de el padre, como contra parte de la versión “madre coraje”.

Sólo digo que, según los datos que se han aireado durante varios años en el mismo medio que ahora hace un juicio particular de unos hechos de supuestos malos tratos, todo fue resuelto ya en los tribunales y le dieron la razón a una de las partes.

Si hay pruebas posteriores a la sentencia actual, que pudieran demostrar que el padre de esos chicos es un maltratador, podrá “reabrirse” el caso y pedir una modificación de esa sentencia.

En todo caso, es la sentencia de la justicia (la de la venda en los ojos) la que debemos tomar por buena y no la de los “progres y maricones” (palabras del presentador de ese programa), por más que la adornen con música de fondo y lágrimas de cocodrilo.

Y, es que, se cumple una vez más la premisa de que un padre, no sólo debe ser bueno, sino

  • parecerlo,
  • que la justicia te dé la razón,
  • que los medios de comunicación progre te den la razón, para
  • que la sociedad te dé la razón.

¡Ufff! Son muchas cosas, ¿no?.

Categorías
Blog

Cuánto dura el proceso judicial por una Custodia Compartida

Habrás oído hablar, en más de una ocasión, de lo lenta que es la justicia.

¡Pues, agárrate, que hay curvas!

En este tipo de procesos, precisar un tiempo de resolución es misión imposible.

Hay determinados factores que lo pueden hacer muy tedioso.

Estos factores pueden lastrar el curso del procedimiento y alargarlo durante años.

Así como un divorcio sin hijos se podría resolver en un mes, teniendo todos los astros alineados. Una separación con hijos es mucho más complejo.

Si estás leyendo esto, es más que probable que tu caso se resolverá en un contencioso.

Por lo tanto, olvídate de despachar esto en 3 meses.

Difícilmente vas a resolver esto en menos de 8 meses.

18 meses es una buena estimación, de media.

 

Demora en los diferentes pasos hasta llegar a la custodia compartida:

  • Sólo para hacer llegar a tu ex la demanda de separación, desde que la presentes en el juzgado, van a pasar 30 días, mínimo.

Además, va a depender mucho del juzgado que tenga que dictar la sentencia.

Las comunidades que más divorcios tuvieron en 2.018 fueron Ceuta, Valencia, Cataluña y Canarias.

Por lo tanto, si vives en una de estas, te tocará esperar más que en el resto.

  • Otro factor, la mediación. Cada comunidad tiene distintos centros donde poder acudir a una mediación, previo al juicio. Ponle otros dos meses.
  • Quizá te urja pedir unas medidas provisionales, antes del juicio. Ponle un par de meses más.
  • Al tratarse de menores, intervendrá el Ministerio Fiscal, que pedirá que acudáis a una pericial con un gabinete de psicólogos y asistentes sociales. Esto puede retrasar el proceso incluso un año.

Además de las esperas para que se te asigne una mediación o un psico-social, están las demoras de estos organismos en emitir los informes.

Es habitual que un psico-social tarde 3 meses en emitir el informe.

Como has podido ver, esto no es un calendario de la liga de fútbol profesional.

Aquí sabes cuando empieza el proceso, pero nadie puede saber cuando acabará.

Categorías
Blog

¿Sabes la diferencia entre un buen abogado y un mal abogado?

Podrías pensar que un buen abogado es el que lleva mucho tiempo ejerciendo; y un mal abogado es uno que acaba de colegiarse. Eso sería tan sencillo como mirar el número de colegiado de cada abogado y elegir el que tuviera el número más bajo.

Habrás oído que un buen abogado es caro. Los abogados más económicos son los malos. Tampoco tiene que ser así.

¡Ya está! El abogado bueno, sabe mucho. El abogado malo, no tiene ni idea. Que no. No es esa la diferencia.

Cuando hablo con algún padre separado y tocamos el tema del abogado, siempre llego a la misma conclusión. Van por libres. Da la sensación de que ya saben cuál va a ser el resultado del juicio y no se van a partir el pecho por cambiar esa “presunta sentencia”. Da igual que te diga que lo tienes muy fácil, o si te dice que lo tienes muy complicado. A veces, el abogado más experimentado tira la toalla antes de empezar. Erróneamente, tiende a encasillar tu caso en alguno de los 200 que él ha llevado anteriormente, y piensa que el resultado será el mismo.

Entonces, cuál es la diferencias entre el buen abogado y el mal abogado. El que más confianza te inspire.

Desde que tienes la primera reunión con tu abogado, hasta que termina el juicio, puede pasar un año. Si tienes que estar un año, pensando día y noche que tu abogado no está haciendo lo suficiente por ti… El estrés y la ansiedad pueden acabar con tu salud.

Por desgracia, nunca encontrarás el abogado que quisieras tener. ¿Por qué te digo esto? Porque, no todo lo que tú vas a pedir del abogado que contrates, no es tarea de un abogado. Me refiero a que no puedes esperar que tu abogado te coja el teléfono cada vez que lo llames. Tu abogado no va a responderte un Whatsapp cuando le consultes una duda que te acaba de surgir, por una llamada de la madre de tu hijo. Lo siento. El abogado no está para ti las 24 horas del día. Sobre todo, las primeras semanas tras la separación, van a surgirte dudas permanentemente, sobre tu separación, que no te van a dejar vivir hasta que las resuelvas. Y, la única persona que te las puede resolver es tu abogado. Pero, piensa que ocurriría si tu abogado tuviera que estar ahí para todos sus clientes las 24 horas del día. Necesitaría días de 72 horas para poder atender a todos sus clientes (que serán unos cuantos) de la manera que pretendes ser atendido.

CTA. Si lo que quieres es tener una persona que te resuelva esas dudas en el momento, pincha aquí.