Categorías
Conceptos

Síndrome de Alienación Parental

Imagínate cómo se puede sentir una criatura de 5 años de edad, al que su mamá le empieza a decir que su papá no le quiere. Que les ha abandonado, para irse con otra mujer, por ejemplo.

Hablamos de Síndrome de Alienación Parental cuando un menor muestra rechazo hacia uno de sus progenitores, sin que haya evidencias de ningún tipo de maltrato por parte del progenitor rechazado.

Este síndrome también es conocido con el acrónimo SAP.

Fue el psicólogo y pedagogo estadounidense, Howard Gardner, quien utilizó públicamente este nombre, en 1985, para referirse a este trastorno.

Recomiendo la lectura de su ponencia «Recent Trends in Divorce and Custody Litigation», Academy Forum, 29/02/1985, pp. 3-7, si quieres profundizar en su postulado.

No es casualidad, que sea después de una separación o divorcio cuando se empiece a producir esta forma maltrato.

A veces, el “lavado de cerebro” es muy sutil.

Según el doctor Gardner, el alienador puede hacerlo tanto consciente, como inconsciente, e incluso, como subconscientemente.

El menor alienado actuará contra el progenitor “odiado” con más severidad, cuando el progenitor “amado” (alienador) esté delante.

Con frecuencia, otros miembros de la familia del “alienador”, generalmente los abuelos, también participan en el lavado de  cerebro.

Dependiendo de quién te hable de esto, y a cuál de los progenitores se le culpe de “alienador”, te dirán que existe, o que no.

Las evidencias de su existencia son obvias, viendo el comportamiento de los menores alienados.

Pero, no es casualidad que las personas que se oponen a aceptar la existencia del SAP, pertenecen o simpatizan con colectivos feministas.

Esto se debe a que, la persona que “malmete” al menor contra su otro progenitor, es la que pasa más tiempo con él. Es decir, aquella que tiene la custodia exclusiva.

Teniendo en cuenta que, en 2018, el 93.62% de las custodias exclusivas fueron concedidas a las madres (61.6%/100, frente a 4.2%/100 a los padres), los colectivos feministas interpretan esto como un ataque contra la mujer.

Según éstas, la aceptación de la “teoría” del SAP, no es más que una prueba del machismo existente en cualquiera que se atreva a aceptarla como válida.

Una vez más vemos cómo, el que no piense como quiere una minoría que pensemos, es tachado de machista, fascista, misógino… y todo lo que viene detrás.

La mayoría de estas feministas de nueva ola, no han leído siquiera al doctor Gardner, y hablan de oídas, manipulando y tergiversando la exposición de su teoría.

En España la palabra SAP es tabú, cuando se elabora un informe psicosocial, para estudiar la idoneidad de una custodia compartida.

A pesar de ello, yo mismo he podido leer informes de estos profesionales en los que se menciona que unas niñas tienen una animadversión hacia su padre, sin causas justificadas.

Además, en la descripción que hacen las menores de la relación que tenían con su padre cuando vivían juntos, sólo tienen buenas palabras y buenos recuerdos de juegos, risas y cariño.

Esto es una constante, cuando se investigan casos de posible SAP.

En este caso, el padre ha sido privado de ver a sus hijas, ahora adolescentes, durante años. Difícilmente recuperables, una vez las menores alcanzan la mayoría de edad.

Por eso, no importa el nombre que le quieran dar al SAP porque, si es detectado en el informe psicosocial (llámalo como quieras), será una baza a tu favor.

La recomendación de los psicólogos en estos casos es mantener, en todo lo que se pueda, el contacto con los hijos alienados.

Ten en cuenta que, la persona alienadora, es una persona tóxica. Y eso no va a cambiar.

El contacto con los hijos será la referencia real que éstos tendrán para poder juzgar por sí mismos, el día que tengan uso de razón, o la capacidad para digerirlo.

El tiempo que puedas estar con tu hijo, será tiempo que estará a salvo del daño psicológico que está sufriendo.

Fomenta las relaciones sociales de tu hijo

A pesar de no pasar con tu hijo todo el tiempo que te gustaría, debes tratar de seguir, en todo lo posible, manteniendo las relaciones sociales de tu hijo cuando esté contigo. Sé que, teniendo tan poco tiempo para estar con tu hijo, es difícil no querer disfrutarlo con él al 100%. Puedes hacerlo, pero busca actividades en que también se relacione con otras personas. Con adultos y con otros niños.

No tienen por qué ser actividades extra-escolares. El parque es un lugar ideal para relacionarse jugando con otros niños. También tú te puedes relajar charlando con otros padres.

Ir a visitar a los abuelos, tíos, o primos, es otra opción más que saludable para el fomento de las relaciones sociales de tu hijo. Afortunadamente, España es un país donde esto es la norma en prácticamente todas las familias. Créeme si te digo que hay países, como Estados Unidos, donde muchos niños no conocen a sus primos, o a penas pasan tiempo con sus abuelos. El vínculo familiar da mucha seguridad a cualquier menor, incluso a nosotros mismos.

Categorías
FAQ

Padre separado ¿Soy un bicho raro?

Te voy a contar una historia. Hace unos años, mi primo Eugenio y su mujer decidieron comprarse un coche nuevo. Como suele ocurrir en estos casos, la elección de marca, modelo y color iba a ser compleja. Si a uno le cuesta hacer una elección como esta, a dos… Una de las premisas en las que coincidían era que, el coche que eligieran no debería verse por la calle cada 5 minutos. Pues bien, independientemente del modelo que pudieras pensar, cada 5 minutos verías dos, tres, o siete coches de ese modelo. Era imposible pensar en un coche utilitario que no vieras por la calle a cada rato. Puedes hacer la prueba.

Lo de ser padre separado es igual. Es incluso más fácil encontrar un padre separado, que un modelo de coche determinado. Teniendo en cuenta que cada año se divorcian unas 100.000 personas (según el INE: 95.254 divorcios en 2018) y, más o menos, la mitad de ellas son hombres. Puedes pensar que no eres ningún bicho raro. Lo que si es un bicho raro es que tu ex-pareja se niegue a la custodia compartida y tú la consigas.

Así es que, si quieres que te ayude a que puedas llegar a ser un bicho raro, pincha aquí abajo.

Categorías
FAQ Situaciones

¿Tienes la sensación de no ser más que un número para tu abogado?

Cuando contratas un abogado, para  que te represente en esta batalla de la lucha por la Custodia Compartida (probablemente sea la primera vez que acudes a este tipo de profesionales), piensas que éste será “TU abogado”.

Me refiero a que crees que puedes decir  como estos cursis que salen en la tele: ¡Tendrás que vértelas con mi abogado!

Pero, enseguida descubres que el abogado al que pagas, no es tuyo.

El primer día, parece que todo lo tienes ganado con él.

El segundo día, te responde al teléfono y te resuelve alguna duda.

Pero, según pasa la semana, empiezas a tener la sensación de que este señor, o señora (te darás cuenta que este es un ramo donde el número de profesionales femeninos supera con creces al número de hombres), está pasando un poco de tus llamadas o tus emails.

Ahí es cuando llega un choque con la realidad.

Es el abogado de tropecientos clientes como tú. Eres uno más. Un número.

Parece que le molesta que le pidas cita para comentarle cualquier problema que te haya surgido con la madre de tu hijo.

La realidad es que el abogado es un profesional. Y, como tal, hace su trabajo, en un horario más o menos amplio, se presenta a los juicios que tenga que ir el día que le toca, y se prepara el próximo juicio que tiene en su calendario.

Entonces, ¿dónde está lo tuyo?

Como recriminaba aquel escritor en su entrevista con Mercedes Milá: ¿Cuándo hablamos de mi libro?

Y es que parece que los abogados trabajan como el estudiante que sólo estudia el día antes del examen.

Es evidente que no se va a ir a la cama con tu caso en la cabeza.

Tiene que desconectar de su trabajo cuando llega a casa. A lo sumo, estará dándole vueltas al juicio que tiene en unos días.

Sin embargo tú, estás que no duermes. Vas por ahí como pollo sin cabeza.

¿Cómo irá lo mío? Mi abogado no me ha llamado en una semana.

¿Se habrá olvidado de mí?

¿A caso no le estoy pagando para que haga todo que haga falta para sacar esto adelante?

Son abogados. No son tus amigos, tus consejeros, ni tus psicólogos.

El mayor problema de muchos abogados (como de muchos jueces), es que no creen en la custodia compartida.

Por lo tanto, cómo te puede defender alguien que no cree en ti.

Lo primero que tienes que conseguir de tu abogado es que crea en que la custodia compartida es lo mejor para tu hijo.

Entiendo que, igual que me pasó a mí en su día, no sabrás por dónde empezar.

Para eso he creado esta web. Para informar, apoyarnos y compartir opiniones con personas que están luchando por compartir con sus hijos todo el tiempo posible.

Categorías
FAQ Situaciones

Me acabo de separar y estoy perdido

Si has llegado a esta página, es que estás algo perdido en esto de ser un padre separado y sin custodia de tu hijo.

No te desesperes. No eres el primero, ni el último. Pero, ahora tienes un lugar donde salir de esas dudas que te están quitando el sueño estos días.