Categorías
Conceptos

Qué significa Custodia Compartida

Por si has llegado a esta página y todavía no sabes lo que es la custodia compartida, te diré que, en pocas palabras, es la forma de repartir los tiempos de cada progenitor con los hijos de ambos, después de una separación o un divorcio.

Algo que parece muy simple pero que, en muchos de los casos requerirá la presencia de un abogado y un procurador por parte de cada uno de los progenitores, además de un juez y de un fiscal de menores.

Si añadimos el informe del gabinete psicosocial, nos encontramos con que, algo que en principio parecía tan simple, necesita de, al menos, 7 personas.

Vamos, que no estarás solo el día de la vista.

Categorías
Blog

Justicia de autor en España

Se castigan delitos en función de quién los cometa.

En los últimos días hemos podido leer en los titulares de los periódicos de toda España una noticia que ha pasado desapercibida en las noticias en televisión.

Se trata del indulto a la madre que fue condenada, en firme, por sustracción de menores.

Hablamos del caso de Juana Rivas.

El motivo por el que no se aireó mucho en televisión, quiero pensar que es porque la noticia no es de interés público, a pesar de que su juicio y su condena fueron retransmitidos en la tele hasta la saciedad.

Pero creo que no es así.

Pudiera ser que a los medios televisivos les diera vergüenza sacar una noticia como esta, por el hecho de que saben que es inmoral que una madre que atenta contra sus hijos pueda ser indultada por un gobierno populista, como es el caso.

 

Me da la sensación de que el único motivo para no airear semejante despropósito es que se entere el menor número de personas posibles, dada la gravedad de tal hecho.

Alguno pudiera pensar que, tratándose de un acto populista,

¿qué sentido tendría ocultarlo?

En mi opinión, no sacarlo en la tele lo oculta de la gente que está en contra de regalar indultos a personas que han hecho daño a otras personas.

Pero, a su vez, las personas que se mueven en este mundo paralelo de «malos y buenas» sí van a enterarse.

De eso se encargan todo el arsenal de panfletos, redes sociales y medios que llegan directamente a ese sector de la sociedad.

Caladero de votos del populismo más rancio de los que una vez se proclamaron abiertamente en contra del voto femenino en España (por poner un ejemplo de su espíritu «feminista»).

La justicia de autor es la que impera en los regímenes totalitaristas de cualquier color político.

Frente a este tipo de justicia está la que defiende el derecho penal del acto.

Éste es el que impera en los países democráticos y donde los delitos se juzgan en función del acto cometido.

En España, como en otros países del sur de América, ha llegado (espero que no para quedarse) la justicia de autor.

Que, lejos de juzgar a una persona por el delito cometido, juzga a esa persona según lo que lleve entre las piernas.

Por este motivo, a una madre que es condenada en firme por sustracción de menores, se le aplica el indulto para que no tenga que pasar por la cárcel.

Sin embargo, una simple condena de una madre es suficiente para dejar a un padre sin la custodia de sus hijos.

Lo peor de todo, no es que esa madre no vaya a la cárcel por el delito por el que ha sido condenada, cuando la pena a aplicar es esa. Al fin y al cabo, esa pena también afectaría a sus hijos.

Lo peor es que, esa madre que ha atentado contra sus hijos, a la que un juez ha condenado en firme por dichos actos, se le devuelva la patria potestad de los menores.

Me imagino un hombre condenado por violación, al que se le indulta por su delito y el Estado le pone un apartamento al lado de donde vive la mujer a la que violó.

Que me llamen loco estos progres buenistas.

Pero, quiero pensar que la mayoría de los que leáis esto no estaréis de acuerdo en que, si tenéis que ser juzgados un día, no os gustaría que el juez tuviera que mirar vuestra entrepierna antes de lanzar un veredicto.

Categorías
Blog

Jueza Retira Custodia de un Bebé a la Madre ( II )

Después de la tempestad, llega la calma.

Creo que, después de tres días de la «escándalosa» noticia, ya podemos decir que no parece que los voceros de la corrección moral, política y social de este país vayan a dar voz a este «escándalo».

Las cosas no suelen ser lo que parecen cuando leemos un titular sensacionalista relacionado con la custodia de un menor que se otorga al padre.

No hay que «googlear» mucho para ver que es lo que realmente decía el auto (en otros medios se habla de sentencia), sobre el porqué de la decisión de esta buena jueza:

Lo tenemos en la página de Antena3 (la cadena «poli bueno» de ATresMedia)

En primer lugar, la madre se lleva al bebé sin una autorización judicial, a una pequeña aldea de La Coruña, cuando su residencia familiar se encontraba en Marbella.

Segundo. No había motivo alguno para este traslado, excepto el interés personal de la madre.

Tercero. La madre muestra un rencor y falta de respeto hacia el padre que demuestra su falta de idoneidad para cuidar y educar al bebé lejos de la supervisión del padre.

 

Para muestra, un botón.

Fragmento de uno de los Whatsapps que la «madre modelo» dirige al «padre pijo»:

“Púdrete en el puto infierno. Muérete. Desaparece. Haznos ese favor”.

Típica frase de progenitor despechado.

En la sentencia, la jueza María Belén Ureña Carazo otorga la guardia y custodia del menor y de manera exclusiva, al padre.

Uno de los razonamientos que utiliza la jueza para argumentar la sentencia es del que se extraen esos titulares sensacionalistas, buenistas, progresistas, feministas, que de manera intencionada es tergiversado:

“Marbella es una ciudad cosmopolita, que tiene todo tipo de infraestructuras, con todo tipo de colegios para poder educar a un niño, públicos o privados, con un buen Hospital, en el que, además, trabaja su padre como médico, y que, en definitiva, ofrece múltiples posibilidades para el adecuado desarrollo de la personalidad de un niño y para que crezca en un ambiente feliz. Lo que no sucede con la pequeñísima población en la Galicia profunda, a la que se ha trasladado la madre, lejos de todo, en la que ni siquiera la madre tiene opciones laborales”

No hay que ser muy listo para darse cuenta de que la jueza ha actuado con total profesionalidad, imparcialidad y dictando la sentencia menos mala posible.

 

Lo ideal siempre sería que un menor creciera junto a su papá y a su mamá.

Pero, cuando esto no es posible…

Categorías
Blog

Jueza Retira Custodia de un Bebé a la Madre ( I )

Una jueza retira la custodia de un bebé a una mujer por vivir en «la Galicia profunda».

Este viene a ser el titular con el que abren las portadas y programas de televisión progre en España en el día de hoy.

Vista la inclinación política de la gran mayoría de los medios de comunicación en este país, la noticia debería ponerse en cuarentena para analizar lo que ha ocurrido y el porqué.

Según nos cuentan los «juntaletras», el motivo por el que se le retira la custodia a la madre y se le entrega al padre es:

La ciudad donde reside el padre, Marbella, “ofrece múltiples posibilidades para el adecuado desarrollo de la personalidad de un niño y para que crezca en un ambiente feliz”.

Sin embargo, en la pequeña localidad donde reside la madre, esto “no sucede”. Está “lejos de todo”. Además ella no tiene “opciones laborales”.

Por supuesto, el nombre y apellidos de la jueza se hacen públicos (por si se necesitara hacer algún linchamiento en plaza pública) y todas las organizaciones progres subvencionadas para la ocasión, ya están alzando la voz y pidiendo su cabeza.

Todo esto nos parecería una barbaridad.

Una injusticia que, ante los ojos de las feministas más radicales, debería llevar a la expulsión de esta jueza.

Y es que, lejos de cumplir con los adoctrinamientos que se vienen imponiendo en los juzgados españoles, se atreve a pensar que el bien superior de un menor no es estar con su madre, sino con su padre.

Pero, entonces…

¿Todo esto es mentira?

¿No es así como ha ocurrido?

Pensar que una sentencia para un tema tan delicado, es algo que se puede resumir en dos líneas es no haber leído nunca una sentencia completa.

Lo primero que me llama la atención es el nombre de la jueza.

Casualmente, esta señora pertenece a la Plataforma Familia y Derecho, que está a favor de la propuesta de reforma orgánica de la especialización en familia.

En la wed de Confilegal podemos leer:

«el principal fin de esta plataforma es promover la existencia de Juzgados de Familia especializados en todo el territorio nacional, así como introducir las reformas necesarias en derecho de familia para garantizar la especialización de todos los operadores que han de intervenir en estos procedimientos»

Pero esto no debe gustar a los que prefieren la parcialidad en este tipo de juzgados.

Sin conocer el auto, es absurdo estar criticando la sentencia.

En este caso, voy a «aparcar» mi posicionamiento hasta que pueda tener toda la información necesaria.

En cuanto tenga toda la información completaré este post.

Categorías
Blog Conceptos Situaciones

Si es una psicópata, no parará nunca.

Ya te lo dije hace tiempo.

El psicópata no descansa.

Simplemente, te puede dar aire durante un tiempo, por diversas razones, pero sigue ahí.

Cuando llevas un tiempo sin tener problemas con tu ex (una vez que has llegado a la conclusión de que es una psicópata de libro), puedes pensar que estabas equivocado.

Quizá exageraste un poco al pensar que era como era.

Puede que creas que , en realidad, veías las cosas de otra manera, debido al nivel de estrés que tenías en ese momento (que también pudiera ser).

A lo mejor, su comportamiento era causa de ese estrés que tú también tenías en el momento más «revuelto» de vuestra relación…

Pero, si tu conclusión inicial fue acertada y pudiste «diagnosticar» a tu ex como psicópata de libro, lo que está ocurriendo es que se encuentra en un periodo «valle» (como las horas menos caras de la factura de la luz).

Puede que esté ocupada en otras guerras personales con algún familiar, compañeros de trabajo, su jefa, o algún cajero del súper que le dio mal el cambio.

También puede que esté «dándote carrete», para evitar que te alejes mucho y poder sacudirte cuando tenga la ocasión.

Tú, que has convivido con ella, la conoces mejor que nadie.

Sabes cómo se comporta.

Ya llegaste a la conclusión de que su personalidad la había mostrado siempre, desde que descubriste que no había forma de reconciliación.

Aunque, después de varios años, te parezca que las cosas marchan mejor que nunca entre vosotros, llega el día en que se confirma el peor de tus miedos.

Esto sigue igual.

Nada ha cambiado.

Te coge desprevenido.

Te envía un mensaje aparentemente inocente.

Respondes con naturalidad y…

te das cuenta que acabas de prender la mecha.

Te darás cuenta porque,

si intentas disculparte, si intentas argumentar que no hay motivo para discutir de nuevo,

te acribillará a mensajes para intentar justificar su ira contra ti.

Tendrá la necesidad de justificar que el motivo para discutir es obvio y que no debiste decirle si podía devolverte a tu hijo con un pantalón azul en lugar de rojo (por poner un ejemplo cotidiano).

Y es que… no lo olvides:

Un psicópata es como un bosque de pinos.

Cuanto más veranos pasen sin arder, más probabilidades existen de que prenda el próximo verano.

Cuanto más tiempo lleva el bosque sin arder, más combustible se está acumulando para el día que salte la chispa.

Recuerda:

  • respira hondo,
  • cuenta hasta diez,
  • mentalízate de que esto es de por vida,
  • e intenta ver el lado positivo:

Ya no tienes que convivir con esta persona y, mientras estés tú, serás un escudo para proteger a tu hijo hasta que sea mayor de edad.

Categorías
Blog Situaciones

Fin de los Juzgados de Violencia de Género

Parece que el partido que trajo a este país la inconstitucional «Ley de Violencia de Género», ahora corrige su metedura de pata con la «Ley Trans».

Bueno, dejando a un lado el sarcasmo, la realidad es que aquellos papás que tengáis abogados con los mismos escrúpulos que aquellos que son capaces de utilizar las falsas denuncias para conseguir la custodia exclusiva para las madres que les contratan, podrán presentar a sus clientes como «mamás».

Es decir, cuando un padre acuda a un juzgado de violencia de género, por una falsa denuncia contra la madre de los hijos que tienen en común, sólo tendrá que declararse «mujer».

De este modo, tendrán que trasladar el caso a otro juzgado, el que corresponda, pero nunca el de violencia de género (que sólo atiende casos de agresiones de hombres hacia mujeres).

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ya ha anunciado que se aprobará el anteproyecto de ley en el Consejo de Ministros del martes 29 de junio.

Es decir, mañana mismo.

Esto pasa cuando se redacta una ley con un marcado sesgo ideológico.

Cuando lo que prima es favorecer a una parte concreta de la población, a sabiendas de su inconstitucionalidad…

Cuando se busca el populismo barato sin medir las consecuencias que pueden venir detrás de esta «chapuza»…

Pero, es evidente, que a nuestros políticos no parece importarles nada de esto.

El objetivo no es otro que mantener sus cuotas de votantes.

El problema es que, algunos de estos políticos son tan cortos de miras (quizás no), que no se dan cuenta que, mientras le dan un «regalo» a un colectivo que les vota, están «castigando» a otro colectivo que también les vota.

Supongo que han medido cuál de los dos colectivos es más numerosos.

Quién sabe…

Quizá ni se hayan molestado en hacer números.

Cuando hablo de colectivo castigado, me refiero al de la feministas.

Feministas y, sobre todo las feminazis (que son las más interesadas en el sectarismo que crece en nuestra sociedad, gracias a sus presiones políticas).

Y es que, tiene que ser desolador ver cómo todo lo que consiguió el «feminismo actual» a base de gritos, tetas y subvenciones de gobiernos y organizaciones dirigidas por hombres, blancos, heterosexuales, se pone en manos de cualquier «señor» que decida decir que se siente mujer.

Por suerte, lo que consiguieron las feministas desde Guillermine de Bohemia a Simone Beauvoir está a salvo.

También  los logros más destacados de las feminazis actuales, como el lenguaje inclusivo, los semáforos inclusivos y un largo etcétera de «inclusivos», están a salvo.

Aunque otros «inclusivos» no lo están. Como:

Los futuros carriles bici inclusivos, gimnasios inclusivos, salas de espera inclusivas.

Vamos, los «inclusivos» exclusivos para mujeres, ahora serán inclusivos de verdad.

¡Vaya paradoja!

Pero, lo que aquí nos atañe, la indefensión ante las falsas denuncias, ya está solucionado con esta nueva ley.

Aunque, hecha la ley… se podría hacer la trampa, para retorcer más la desastrosa ley de violencia de género.

Pero, no quiero ser yo quien dé las ideas.

Y es que se me ocurren infinidad de maneras de resolver ese obstáculo.

Y, si crees que esta ley dejará indefensas a algunas mujeres que sean víctimas de violencia de género…

En algunos casos, por desgracia, va a ser así.

Hay que entender que, en lo que más acertados están los estudios actuales es que la mayoría de casos de violencia de género no son denunciados.

¿Quién va a denunciar a su potencial verdugo, cuando tiene que seguir lidiando con él poco después de interponer la denuncia?

Casi nadie.

Y, cuando una mujer tiene el valor de hacerlo, suele tener el mismo valor para recabar cualquier prueba, indicio, testimonio… que hace que un juzgado de lo penal pueda condenar a ese asqueroso.

Quizá deberían plantearse si las penas por delitos de agresiones y amenazas de muerte continuadas en el seno de la pareja deberían ser más severas.

Así es que, ya saben:

Si quieres sentir lo que es tener una ventaja ante la ley por el único hecho de ser mujer…

El Gobierno ha pensado en ti.

Categorías
Blog

¿Tenemos una «nueva Juana Rivas» en España?

Parece que, una vez más, tenemos a un medio de comunicación, y a sus «soldados», haciendo campaña política contra la presunción de inocencia.

Al igual que ocurrió hace un par de años con una señora, a la que la justicia no había dado la razón, todo apunta a que la historia se repite.

Esta vez, es una persona popular, conocida por todos los españoles, la que se aprende el panfleto de los «chiringuitos del género» y va a soltarlo todo, punto por punto, apoyado por los «jueces televisivos», cuya sentencia creen por encima de la real, de la de verdad.

Además de los invitados, que no tienen ningún tipo de criterio objetivo, tenemos a una «experta», que pertenece a uno de esos chiringuitos que, como el resto de los que allí estaban, se carga también la presunción de inocencia.

Y, por si todo esto fuera poco, tenemos la intervención de los salvadores del mundo, los que viven para hacer de nuestro país un mundo mejor para todos sus habitantes (dando su vida por ello)…

Los políticos progres.

Twiteando al programa, para lanzar su campaña política.

Gritando, como ya hicieron con «la Juana»: «Yo sí te creo».

Tachando de justicia machista a aquella que no da una sentencia favorable a una madre que se separa del padre de sus hijos.

Esa justicia donde las juezas son mayoría frente a los jueces.

Pero, claro, esas juezas están oprimidas por el hetero-patriarcado. Por lo tanto, no vale su criterio de justicia.

Pero, qué disparate estoy diciendo.

Cómo puedo dudar de la veracidad de todo lo que se dice en una «novela-confesión».

Un programa grabado y editado, con musiquita incluida. Es más que obvio que todo lo que allí se ve y se oye es cierto.

Cómo puedes dudar, con la cantidad (y calidad) de pruebas que se mostraron.

¿Acaso se puede dudar del diagnóstico de los psicosociales de los juzgados de violencia contra la mujer?

El que es padre separado y ha tenido que pasar por los psicosociales de un juzgado de familia, puede imaginar como será la versión «ultra-femiprogre» de éstos.

Teniendo en cuenta que, según la Ley contra la Violencia de Género:

Artículo 14.

«Los medios de comunicación fomentarán la protección y salvaguarda de la igualdad entre hombre y mujer, evitando toda discriminación entre ellos.

La difusión de informaciones relativas a la violencia sobre la mujer garantizará, con la correspondiente objetividad informativa, la defensa de los derechos humanos, la libertad y dignidad de las mujeres víctimas de violencia y de sus hijos. En particular, se tendrá especial cuidado en el tratamiento gráfico de las informaciones»

… nos podemos plantear, al menos, que la objetividad informativa y la salvaguarda de la igualdad entre el acusado y la acusadora no han sido, precisamente, la tónica del show televisivo de anoche.

Y, ¿qué tiene todo esto que ver con este blog?

Es evidente que esto es fruto de una guerra perdida por la custodia de unos hijos, ahora mayores de edad, además de por una posible «compensación económica» (si no por parte de la justicia, por parte del «circo» de la tele).

¿Estoy afirmando que la supuesta maltratada miente? No.

¿Estoy afirmando que el supuesto maltratador miente? No. Aunque sería interesante ver una novela-confesión de el padre, como contra parte de la versión «madre coraje».

Sólo digo que, según los datos que se han aireado durante varios años en el mismo medio que ahora hace un juicio particular de unos hechos de supuestos malos tratos, todo fue resuelto ya en los tribunales y le dieron la razón a una de las partes.

Si hay pruebas posteriores a la sentencia actual, que pudieran demostrar que el padre de esos chicos es un maltratador, podrá «reabrirse» el caso y pedir una modificación de esa sentencia.

En todo caso, es la sentencia de la justicia (la de la venda en los ojos) la que debemos tomar por buena y no la de los «progres y maricones» (palabras del presentador de ese programa), por más que la adornen con música de fondo y lágrimas de cocodrilo.

Y, es que, se cumple una vez más la premisa de que un padre, no sólo debe ser bueno, sino

  • parecerlo,
  • que la justicia te dé la razón,
  • que los medios de comunicación progre te den la razón, para
  • que la sociedad te dé la razón.

¡Ufff! Son muchas cosas, ¿no?.

Categorías
Conceptos

Por el Bien Superior del Menor

Cuando yo hice «la mili» (sí, soy uno de esos que cumplían el servicio militar obligatorio), los mandos te daban ciertas órdenes con la excusa de que estaban amparados por el artículo 33.

Esto venía a decir que tenías que obedecer porque a el mando de turno le daba la gana.

Pues, eso que parece tan despótico lo utilizan a día de hoy nuestros gobernantes con sus «decretazos» o, como es el caso, con hacer cumplir una ley «por el bien superior del menor».

Esto llevó a la actual ministra del PSOE, Isabel Celaá, a decirnos que «los hijos no son pertenecen a los padres».

Quizá le pertenezcan a la ministra. O al Gobierno.

Todos excepto los suyos propios, que al ser «suyos» no le pertenecen como madre, pero tal vez le pertenezcan como ministro (¡Qué lío!).

 

Parece ser que, «por el bien superior del menor», también van a aplicar una ley de educación donde los niños con capacidades especiales, no asistirán a colegios especializados para ese tipo de niños, sino que irán a los colegios donde van los niños que, afortunadamente, no necesitan unos cuidados especiales.

La señora Ceelaá y sus acólitos, defienden que esto no quiere decir que los niños con necesidades especiales vayan a ser abandonados a su suerte en colegios «ordinarios», sino que a estos colegios se les va a dotar de herramientas para que sean tratados de la mejor manera «en igualdad».

Vamos, que una persona que enferme de cáncer, ya no necesitará acudir a un oncólogo, sino que podrá acudir a recibir tratamiento del médico de cabecera, que va a ser dotado de herramientas para ocuparse de los pacientes con cáncer, esclerosis múltiple, rotura de fémur…

Es normal que nuestros gobernantes vengan pensando , desde hace más de 40 años, que lo mejor para nuestros hijos lo deben decidir ellos.

Y, que lo mejor para un niño cuyos padres se separan, es que la madre se ocupe de sus cuidados y el padre de pagarle sus gastos.

Y, todo esto por el bien superior del menor.

Hasta cuándo vamos a tener que criar a nuestros hijos «en igualdad», según los criterios del ministro turno (tranquila, ministra, está usted incluída en la palabra ministro).

Categorías
Conceptos Situaciones

La jurisdicción

Una de las herramientas que tenemos en un juicio de familia, cuando queremos hacer ver al juez que no necesita ceñirse al “copia y pega” de las sentencias, o a la comodidad de dar la custodia a la madre, por “si me equivoco, que sea a favor de la pobrecita madre”, son las jurisprudencias.

Llamamos jurisprudencia (en singular) al conjunto de sentencias emitidas por los órganos judiciales, donde se falla en un asunto similar al que nos ocupa. Los jueces deben tener en cuenta este criterio jurídico como complemento del resto de fuentes del derecho.

El hecho de que haya jurisprudencia sobre nuestras demandas, no implica que tengamos asegurado el fallo de la sentencia a nuestro favor.

Ni mucho menos.

Hoy en día tenemos buscadores de jurisprudencia, que nos ofrece el Consejo General del Poder Judicial http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Servicios/Jurisprudencia/

Así, cuando queremos “contrarestar” la zancadilla que nos pueda poner la otra parte en su demanda, o como respuesta a nuestra demanda, haremos constar que ya, en situaciones anteriores, algún juzgado resolvió de una determinada manera, a pesar de una posible interpretación que se había venido haciendo de una ley hasta ese momento.

La jurisprudencia podría tener el efecto de una ley “no escrita”.

Puede ser para cubrir un vacío legal, una laguna jurídica, al no estar escrita ninguna ley específica al respecto.

Para que te hagas una idea:

Imagina que el abogado de tu ex argumenta que nunca te has ocupado del bebé antes de vuestra separación (un clásico).

Esto es muy importante para fiscales, psicólogos y asistentes sociales. De hecho, tiene mucho peso a la hora de demandar la custodia exclusiva para la madre.

Pero, tirando de jurisprudencia…

Según sentencia del día XXX, en el juzgado XXX, donde se alegó XXX, el fallo concretó que no es absolutamente imprescindible que el progenitor que pide la custodia compartida ejerciera con regularidad tal y tal tarea con el menor. Dado que, en ese momento, las tareas que debía realizar cada progenitor fueron así repartidas y acordadas entre ambos.

De esta manera, lo que era una traba, puede reconducirse en una “ventaja”.

Por desgracia, no se pueden mostrar sentencias del BOE. Pero, si es para uso personal, o para tu conocimiento, sí las puedes ver tú mismo en el buscador que te comentaba más arriba.  

En los casos como el que te acabo de contar, donde se intenta desacreditar al progenitor  por no ocuparse de las tareas del menor en los mismos tiempos que lo hacía la madre durante la convivencia, no se trata de mentir al juez, sino de hacerle ver qué fue lo que os llevó a repartir los tiempos con el bebé de una determinada manera.

Quizá, cuando ambos progenitores trabajan y deciden tener un bebé, uno de los dos deja de trabajar o reduce su jornada laboral.

En otras ocasiones, no es necesario hacer ningún cambio, dado que las jornadas laborales de ambos eran compatibles con la crianza del bebé.

Pero, sea como fuere, difícilmente se reparten los tiempos al 50%. 

Por desgracia, cuando se consigue una custodia compartida en un contencioso, el reparto de tiempos con el menor suele hacerse al 50%.

Digo «por desgracia», porque si se hiciera por acuerdo entre los progenitores y con sentido común, los repartos serían más acordes con las necesidades y las posibilidades más adecuadas para todos.

Al fin y al cabo, cuando la relación de pareja va bien, todos suelen estar de acuerdo con los repartos (en mayor o menor medida).

Categorías
FAQ Situaciones

Mi ex no me da la ropa de mi hijo

Esto es algo que muchos padres separados desconocen y que tiene una sencilla y contundente explicación.

Pero la resolución no es tan brillante, cuando tu ex es una tozuda rencorosa o una retorcida «negacionista» (ahora que está tan de moda esta palabra).

El art. 142 del código civil dice que:

«Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica».

Si la custodia de tu hijo la tiene tu ex, seguramente le estás pasando una pensión de alimentos.

Con lo cual estás cubriendo con ella, entre otras cosas, el «vestido» de tu hijo.

Tú estás pagando la ropa que tu hijo necesita para su día a día.

Otra cosa es que tu ex le quiera comprar al niño un traje de Carolina Herrera, para la boda de su tía. Eso lo pagaría ella, porque no creo que tu pensión de alimentos diese para tanto.

Así es que, cada vez que tengas que recoger a tu hijo para disfrutar el fin de semana con él, tu ex deberá entregarte ropa y calzado adecuados para el tiempo que pasará contigo.

Lo mismo ocurrirá cuando disfrutes de tu pequeño 15 días de vacaciones en verano.

En este caso, deberá darte una maletita, o una bolsa de basura (si le gusta humillarte por que sí), con toda la ropa y calzado imprescindibles para pasar 15 días de vacaciones con tu hijo.

La teoría es muy bonita.

Pero, qué pasa si tu ex se niega a colaborar y te dice que le compres tú la ropa que lleva el niño cuando está contigo, que bastante poco le pasas de pensión para que vengas exigiendo.

No conozco a una madre con custodia exclusiva que no diga que su ex le pasa una mierda de pensión de alimentos.

Lo  que tienes que hacer en este caso, si tu ex no te da la ropa cuando recoges a tu hijo (no si te dice que le pasas una mierda de pensión de alimentos), es acudir al juzgado y poner una demanda de ejecución de sentencia.

Lo que no tienes que hacer es comprar la ropa de tu hijo y reclamar el gasto a la madre en la demanda de ejecución.

Es evidente que, si no te da la ropa, algo tendrás que poner a tu peque cuando esté contigo.

Pero, poniendo esa demanda, hará que la próxima vez se piense las cosas antes de actuar de esa manera.

Con un poco de suerte, su abogado le advertirá de las consecuencias de incumplir reiteradamente la sentencia.

Y, ten en cuenta que cada juzgado y cada juez es un mundo.

Como decía mi primera abogada: «en derecho no siempre dos y dos son cuatro».

Pero, el artículo 142, como cualquier otro, no lo va a cambiar ningún juez.

Categorías
Conceptos FAQ

Creo que mi ex es una psicópata

Si te pido que pienses en un psicópata, probablemente te venga a la cabeza la imagen de Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) en El Silencio de los Corderos, Jack el Destripador, Adolf Hitler o, su homónimo comunista, Iósif Stalin.

Por suerte, no todos los psicópatas llegan a esos niveles.

El psicópata suele ser una persona mucho más sutil.

Elige una víctima y es a ésta a la que intentará hacer la vida imposible, sin que nadie más pueda darse cuenta.

Las herramientas más utilizadas por el psicópata son la mentira, la manipulación, las medias verdades, la proyección (una de las más peligrosas) y el encanto (superficial) ante los que le rodean.

El psicópata se aburre con facilidad, es incapaz de fijarse objetivos, tiene una baja autoestima, no tiene remordimientos y disfruta creando conflictos. Además, carece de empatía y está por encima de las normas sociales.

¡Una joyita, vamos!

Si crees que acabo de describir a tu ex, espera un poco.

No saques conclusiones todavía.

Cuando una relación de pareja se rompe, es obvio que algo no iba bien.

Si hay hijos de por medio, se debería haber pensado muy bien, antes de decidir dar el paso de «no retorno».

Y, si la ruptura se debe a terceras personas, tenemos el caldo de cultivo perfecto para una ruptura conflictiva.

Se supone que tu caso es el de una ruptura conflictiva.

Por eso estás aquí.

Muchas personas, con las que estás hablando de tu problema, de dirán que no te preocupes:

  • Que, por muy enfadada que esté tu expareja, ya se le pasará.
  • Que, con el paso del tiempo, empezaréis a ver las cosas de otro modo y podréis llegar a colaborar, por el bien de vuestro hijo.

Esto puede ser cierto.

Al inicio de la ruptura hay mucha tensión acumulada.

Hay reproches, rencor, celos, rabia… Y todo eso se va disipando en el tiempo, para dar paso al sentido común.

Eso ocurre cuando se trata de dos personas adultas, responsables, que miran por el bien de su hijo y por el suyo propio.

Pero, lo que no saben estas personas que te aconsejan esperar a que el tiempo devuelva las aguas a su cauce es que, cuando tu pareja es una psicópata no hay tiempo que disuelva los conflictos.

Cada día que pase será como el primer día. Un infierno.

Cómo identificar si tu ex es una psicópata

Sólo tú puedes desenmascarar a tu ex.

Seguramente ya lo hayas hecho, sin darte cuenta.

Piensa en tu relación antes de la ruptura:

¿Era generosa contigo? ¿Te hacía regalos? O, más bien te decía los regalos que pensaba hacerte, pero nunca llegaba a hacerlos.

¿Era generosa con el bebé?

Si era fumadora, ¿dejo de fumar al enterarse que estaba embarazada? ¿Durante la lactancia?

¿Dejó de dar el pecho al bebé, o nunca se lo dio, por pereza a levantarse por las noches?

¿Alguna vez la viste llorar o sentir lástima por alguien, o por alguna situación que no fuera de rabia o de impotencia?

¿Solía hacer planes, cuando estábais juntos, pero nunca los cumplía? ¿Te culpaba a ti de no poderlos cumplir? 

¿Conoces a sus amistades? ¿Son relaciones duraderas o, por el contrario, cambia frecuentemente de amistades?

¿Es muy coqueta?¿Se preocupa mucho por su aspecto exterior?

Cuando discutíais, ¿alguna vez reconocía sus errores? O, por el contrario, ¿te solía culpar a ti de lo ocurrido y te reclamaba que le pidieses perdón?

¿Vivías con ella en una permanente desestabilidad emocional, con muy pocos descansos de tensión?

¿Siempre fue así? ¿Cuándo empezó esta situación de desestabilidad emocional?

¿Suelen ponerle muchas multas de tráfico, o de aparcamiento?

Puede que alguna de las preguntas te hayan dejado «patinando».

No hace falta que te diga cuál es la respuesta correcta.

Mi intención no es más que hacerte reflexionar sobre la persona que has tenido a tu lado.

Aquella con la que has compartido algo tan importante como traer a tu hijo al mundo.

Vuelve a leer lo que te decía más arriba sobre el psicópata y las herramientas que suele utilizar.

Ahora, te será mucho más fácil saber si tu ex es una psicópata.

Y, si es así, te aconsejo que te informes bien sobre las precauciones que debes tomar.

 

La regla número uno, respecto al trato con un psicópata, es el «contacto cero».

Pero, en tu caso, eso es prácticamente imposible.

Tienes un hijo en común con el psicópata.

Es un tema bastante complejo como para despacharlo con un artículo de 800 palabras.

Me gustaría recomendarte un libro, antes de terminar esta entrada, que puede ayudarte a entender qué pasa por la mente de una pareja psicópata.

Se trata de Amor Zero: cómo sobrevivir a los amores con psicópatas, de Iñaki Piñuel.

También te recomiendo ver alguno de estos vídeos en Youtube (de Iñaki Piñuel y Hugo Marietán):

Identifica a un psicópata en la pareja

La madre psicópata