Categorías
FAQ Situaciones

Actividades extra escolares con la custodia compartida (o sin ella)

Si eres de los que no tienes una relación con tu expareja de lo más fluida (vamos, que os lleváis como el perro y el gato), tarde o temprano te tendrás que enfrentar a esta situación (si no estás ya metido en ella).

La madre de tu hijo se empeña en llevar al niño a una actividad extraescolar y a ti no te parece bien.

Podría ocurrir al contrario. Pero, no suele ser así.

Mi web está pensada para ayudar al progenitor que no tiene la custodia (en el 75% de los casos, el padre).

Los padres que quieren la custodia compartida y no la tienen no suelen llevarse bien con el otro progenitor.

Esto hace que cada toma de decisión, en las que se necesite consenso, se convierta en un auténtico infierno.

La madre piensa que, al tener la custodia del menor, puede hacer lo que le venga en gana con cualquier aspecto de la vida del niño.

El padre piensa que, ya que ese es uno de los temas en la vida de su hijo, en el que puede tomar decisiones, ¿por qué va a ser lo que diga la madre?

Y así es como tenemos los ingredientes necesarios para el no entendimiento.

¿Puedo negarme a inscribir a mi hijo en actividades extraescolares?

Como diría un gallego (bromas a parte)… depende.

En general, sí.

Puedes negarte.

Las actividades extraescolares,  campamentos, cursos de verano, son considerados como gastos ordinarios “no usuales”.

Esto quiere decir que no están incluidos en la pensión de alimentos, pero tampoco son gastos extraordinarios (en los que podrían obligarte a aceptar, por vía judicial, dado su carácter de “imprescindibles”).

Por lo tanto, puedes negarte.

Pero… siempre hay un pero.

Si la madre de tu hijo quiere inscribirle, a menos que esto constituya un perjuicio para el menor, podrá hacerlo siempre que:

  • no afecte a tu régimen de visitas.
  • y que sea ella quien corra con el 100% de los gastos.

Si lo que quieres saber es si puedes negarte a que tu hijo practique una actividad extraescolar concreta, la respuesta es sí.

Pero tendrás que “pelearlo” en un juzgado, y demostrar que esa actividad va en contra de la salud de tu hijo, su rendimiento escolar, el tiempo de visitas contigo, o cualquier otra cuestión que el juez considere razonable.

¿Puedo negarme al pago de las actividades extraescolares de mi hijo?

Sí.

Como te dije en el punto anterior, las actividades extraescolares, campamentos, cursos de verano, viajes al extranjero, son considerados como gastos ordinarios “no usuales”.

Es indiferente, desde el punto de vista práctico, si tienes o no la custodia compartida.

Normalmente, las actividades extraescolares se mencionan en la sentencia, para aclarar que el pago de éstas se efectuará al 50%, por cada progenitor.

Además de eso, se mencionaría que la decisión de inscribir al menor en dichas actividades debe estar consensuada por ambos progenitores.

Por lo tanto,

En caso de negarte a que el niño realice esa actividad, la madre tendría que correr con el 100% del gasto.

Como norma general, los jueces consideran que las actividades que realice el menor, mientras esté con cada uno de los progenitores, correrán por cuenta del progenitor con el que se encuentre.

Si tú le quieres llevar a nadar a tu hijo, cuando esté contigo y su madre le quiere llevar a judo, cuando esté con ella, cada cual pagará los gastos de la actividad extraescolar que con cada cual realiza el menor.

Antes de nada, será mejor que te informes de:
  • si el niño está de acuerdo con tomar esa actividad.

Normalmente, la madre ya habrá convencido al niño de lo guay que va a ser tomar esas clases de danza, de fútbol, o de dibujo artístico, antes de decirte que quiere apuntarlo.

  • si la asistencia a esas actividades va a afectar a tu régimen de visitas.

Puede que coincida con la única hora y media que tú tenías para disfrutar de tu hijo y prefieras estar con él, que dejarlo con el profesor de tenis.

  • quién va a encargarse de llevarlo a las actividades.

A lo mejor coincide con otras actividades que tú hacías con tu hijo en ese horario y no quieres renunciar a seguir haciéndolas.

  • cuál será el costo de las actividades.

Al separarte, además de quedarte sin ver a tu hijo como lo hacías antes, habrás tenido que salir del domicilio familiar, alquilarte una nueva vivienda, pagar una pensión de alimentos… Lo que para la madre no es un gasto muy grande, puede que lo sea para ti.

No confundas las actividades extraescolares con los gastos extraordinarios.

Estos últimos siempre serán abonados al 50% por ambos progenitores.

Además, en caso de negarte a ello, podrán serte reclamados vía judicial.

Nada mejor que poder llegar siempre a un consenso con la madre y evitar estos quebraderos de cabeza.

¡Lo sé!

Cuando no se puede… no se puede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *